Ir al contenido principal

CONFITURA DE CALABACÍN

Suelo hacer esta receta como confitura, porque así puedo utilizarla como guarnición para platos de caza, a los que les da un buen contrapunto.

Si lo prefieres puedes hacer mermelada, solo has de triturar la preparación al final, justo antes de envasar, está riquísima en una tostada con crema de queso.

INGREDIENTES:

1Kg. de calabacín blanco (sin pelar)
670 gr. de azúcar
3 cucharadas de vinagre de vino blanco
Unos granos de pimienta (opcional)
Una pizca de sal
Tarros limpios y secos para envasar

Lava muy bien el calabacín, sécalo y córtalo en cuadritos más o menos regulares.

Pon todos los ingredientes en un olla y llévalos a ebullición sin dejar de remover. Cuando hierva, baja a fuego medio y deja hervir sobre una media hora removiendo de vez en cuando.

Envasa enseguida y dale la vuelta al frasco unos segundos para esterilizar la tapa. Deja enfriar los tarros y guárdalos reservados de la luz y el calor.

Deja reposar la confitura  unos días antes de consumir. Se te conservará perfectamente como mínimo un año.





Comentarios

  1. Brutal, nunca se me había ocurrido con calabacín lo más parecido ha sido con pimientos, pero con calabacín tiene que quedar mucho mejor porque no hace falta pelarlos.

    Un abrazo. Entre fogones con David.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Me encanta que me deis vuestra opinión

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...